TechWeek: seguridad en el trabajo

Este año hemos participado en la TechWeek exponiendo el proyecto “Capitán” (registrado).

En este proyecto se ha rediseñado una herramienta cuya misión es la de garantizar la protección individual de los operarios que desempeñan su labor en los “trabajos verticales” (por ejemplo descolgándose por fachadas de edificios). Atendiendo a unas premisas de necesario cumplimiento en cuanto a seguridad y facilidad de uso, comodidad para el transporte, viabilidad en su fabricación y costes asociados, hemos trabajado intensamente Jordi Claramunt (autor del proyecto), Alex Domínguez (asesor técnico y promotor del proyecto) y yo mismo para llegar a una solución plausible.

A día de hoy seguimos tratando de que este diseño se pueda llegar a comercializar.

Puedes consultar el link:

http://www.elisava.net/elisava_web/upload/File/Tech-Week%202009%20(CAT).pdf

Anuncios

Javier Ibáñez…¡premio!

Mi hermano Javier ha sido merecidamente distinguido por la UPC en este año 2008 por su trabajo. Haciendo equipo de trabajo con Alberto Hernández, se presentaron a sendos concursos en los que sus ideas nuevas y frescas fueron premiadas por combinar a partes iguales creatividad y técnica.

Sobra decir la satisfacción que me produce dar estas noticias y más si es mi hermano (¡olé!) uno de los protagonistas. ¡Bien por vosotros!

En los siguientes links puedes ver las propuestas presentadas:

Proyecto: The Art of Illuminating Art (premio del Politecnico di Milano y la firma Biffi Luce) :

http://www.flickr.com/photos/cahier_de_dessins/3074274644/in/photostream

http://www.flickr.com/photos/cahier_de_dessins/3073451455/in/photostream/

Proyecto: HTTP (premio del Colegio de Arquitectos de Madrid y la Casa Encendida –obra social Caja Madrid-)

http://www.flickr.com/photos/cahier_de_dessins/3437317489/in/photostream

http://www.flickr.com/photos/cahier_de_dessins/3437338473/in/photostream/

http://www.flickr.com/photos/cahier_de_dessins/3437341123/in/photostream/

Zaragoza – Expo 2008

El pasado mes de septiembre visitamos la Exposición Internacional”Agua y Desarrollo Sostenible” de la ciudad de Zaragoza. La visita confirmó que las instalaciones dela Expo2008 son un claro exponente de la evolución del diseño, la arquitectura y la ingeniería en nuestro territorio, además de ser un escaparate inmejorable para mostrar internacionalmente el trabajo hecho en la ciudad de Zaragoza.

Gracias a los responsables de proyectos de Expo 2008 hemos conocido en primera persona algunos de los aspectos organizativos y de proyectos que han hecho posible el devenir de este evento tan exitoso

Arquitectura + Ingeniería = climatización confortable

Artículo del suplemento Comunicación Empresarial (El Periódico de Catalunya).

En la redacción del artículo he participado en calidad de Responsable del Área de Proyectos de los estudios universitarios de Ingeniería Técnica en Diseño Industrial.

Según José Mª Ibáñez, responsable del área de Proyectos de la Ingeniería Técnica en Diseño Industrial (ETDI) en Elisava, conseguir las condiciones de confort deseables en cualquier espacio ocupado por personas y, en su caso, equipos o bienes delicados, lleva consigo combatir las cargas térmicas recibidas (exterior) o generadas (interior) en el mismo, y asimismo, controlar la humedad y la calidad del aire dentro de los márgenes aceptables y reglamentarios. Éstos son los objetivos de la climatización, concepto que comprende los tratamientos necesarios, sea cual sea la época del año (calefacción-enfriamiento-ventilación-…) para alcanzar los parámetros y magnitudes establecidos para cada situación.

Para plantear y resolver adecuadamente cualquier proyecto de climatización hay que contemplar dos conceptos distintos pero que se necesitan mutuamente: El primero se basaría en el acondicionamiento “pasivo”; consistente en dotar al espacio a tratar de buena orientación, cerramientos con gran nivel de aislamiento térmico y capacidad de control de la radiación solar. En las soluciones arquitectónicas, de composición y constructivas de cualquier edificio, es fundamental elegir criterios y materiales que tengan presentes estos planteamientos. El segundo concepto sería el del acondicionamiento “activo”, consistente en adoptar los sistemas, aparatos e instalaciones adecuadas a cada caso, a modo de “traje a medida”. Éste es el razonamiento de Pedro V. Ibáñez, ingeniero industrial y administrador de Estudio PVI Ingeniería, empresa que colabora en proyectos que se llevan a cabo en Elisava, que prosigue comentando que en este concepto estarán incluidas las máquinas, generadores, unidades de tratamiento de aire y elementos de difusión, redes de fluidos, aparatos de regulación… El dimensionado de una instalación “activa” será tanto más ajustada, equilibrada y económica, cuanto mejor se haya resuelto el tratamiento “pasivo”, de ahí su importancia.
Existen gran cantidad de aparatos y sistemas para dar repuesta a los distintos casos que se pueden presentar al proyectar una instalación de climatización: equipos autónomos, equipos partidos, sistemas centralizados “todo aire”, sistemas “aire-agua”, sistemas de expansión directa, suelos y techos radiantes,… cualquiera que sea la solución debe elegirse atendiendo a dos criterios fundamentales: Dimensionado, para contrarrestar las cargas térmicas y conseguir las condiciones ambientales deseadas. Diseño y desarrollo: los aparatos y sus instalaciones deben satisfacer requerimientos exigentes desde esta perspectiva (formal, funcional, en su producción, en su mantenimiento…).

José Mª Ibáñez comenta que la tarea de desarrollar los diseños de estos aparatos es propia de los ingenieros de producto; futuros profesionales que se forman en Elisava y que reciben conocimientos tanto del equipo de profesores, como de empresas y profesionales que completan la actividad docente de la escuela, y que forman el tejido industrial nacional.
Serán ellos, los ingenieros, quienes desarrollarán conceptos e ideas propuestos por diseñadores; según sean aparatos vistos, ocultos, de consola, de pared,… dependiendo de la necesidad, le darán la solución necesaria y viable a ese requerimiento.

La sensibilidad creciente sobre el deterioro del medio ambiente ha hecho aparecer nuevos requerimientos en los sistemas de climatización que están incidiendo, progresivamente, en el diseño y desarrollo de nuevos productos y sistemas para el mejor aprovechamiento energético de este tipo de instalaciones: sistemas de recuperación energética y de aprovechamiento de las energías renovables (sistemas de captación solar, eólica, aprovechamiento de fuentes de energía residual…).

Según Ignasi Pérez Arnal, Jefe de Estudios de Arquitectura Técnica en Elisava, cada vez más, los servicios e instalaciones de climatización ocupan mayor espacio y, también, presupuesto en los proyectos de edificación. El confort se ha convertido en una variable que ya nadie desea obviar ni disminuir. De hecho, los últimos black-outs energéticos (o sea los cortes accidentales de suministro eléctrico en las ciudades) ocurren más en el verano que en invierno debido a la fuerte presión que sufre la red eléctrica por la demanda de los aires acondicionados de las viviendas y las oficinas.

Por esta razón, el uso de equipos eficientes (Catalunya ha sido pionera con el Decreto de ecoeficiencia energética primando la adopción de criterios en los nuevos edificios para que su consumo de energía haga disminuir el 60% del consumo global en el país que actualmente comporta). Es importante saber que ya desde la misma planificación urbana de las ciudades y pueblos se puede incidir en la optimización energética de las futuras viviendas a construir, y que en cualquier proyecto de rehabilitación se pueden adoptar medidas para un buen “mantenimiento energético”. Técnicas como el “passive cooling” o las bombas de absorción para crear frío mediante calor o los sistemas híbridos mediante la combinación de gas y electricidad o gas y energía solar o el incipiente uso de la energía acumulada bajo el suelo (energía geotérmica) abren un nuevo panorama para llegar a conseguir edificios que se dirijan hacia la autosuficiencia y así ayudar también a minimizar los efectos del cambio climático desde el mundo de la edificación y la climatización. Algo que mediante la puesta en marcha de la nueva carrera de Ingeniería de Edificación en ELISAVA, junto a la sinergia de sus estudios tradicionales de diseño y de ingeniería de producto, se tratará de solucionar conjuntamente.

puedes consultar el link: http://comunicacionempresarial.net/articulo.php?ida=1321ce

GROS reloj de pulsera para Watchcelona

Ahí está el diseño del reloj de pulsera (crono) para la firma Watchcelona. Ahora ya no tienes excusa para no darme la hora

ELECTRODOMÉSTICOS: DESARROLLO DE NUEVOS DISEÑOS

Artículo del suplemento Comunicación Empresarial (El Periódico de Catalunya).

En la redacción hemos participado todo el equipo de dirección de los estudios universitarios de Ingeniería Técnica en Diseño Industrial.

“En la sociedad en la que vivimos no nos damos cuenta, por lo cotidiano, de la cantidad de objetos de tipo industrial que nos rodean; automóviles, luminarias, mobiliario urbano, máquinas industriales, ordenadores, etc. Todos ellos han sido diseñados por diseñadores, y desarrollados por ingenieros de producto o, lo que es lo mismo, ingenieros en diseño industrial, en un proceso muy largo y complejo denominado proceso  de desarrollo de producto. Es apasionante imaginar qué ocurre en este proceso. Primero tener la idea de un nuevo producto. Conceptualizarlo, es decir, darle forma en relación a la función que ha de cumplir. Después vendrá el desarrollo, es decir, darle viabilidad. Ello quiere decir que el objeto funcione correctamente des del punto de vista tecnológico y, además, que se pueda fabricar de una manera seriada”.

Son palabras de Guillem Martín, Jefe de Estudis d’Enginyeria Tècnica en Disseny Industrial (ETDI) en ELISAVA, Escola Superior de Disseny, que nos explica que “en diseño industrial, hoy en día, el tema clave es la innovación (introducir novedades en el objeto diseñado). Las empresas, ingenierías o los despachos de diseño gastan muchas energías en innovar. Es el valor añadido de la creación de nuevos productos. Innovar en ergonomía, materiales, tecnologías o procesos de fabricación hace que los usuarios finales vean los nuevos productos como algo deseable, interesante y con una valía añadida. Además, el día a día nos da la razón. Las empresas que innovan, en este sentido, son las que mejor encaran el futuro y tienen menos problemas económicos.
Consecuentemente, los estudios de ingeniería en diseño industrial, o su sinónimo ingeniería de producto, han de ser concebidos también de una forma innovadora. El proceso de aprendizaje en diseño de producto, no nos cansaremos nunca de comentarlo, ha de ser también innovador. Sólo creando ingenieros de producto innovadores conseguiremos formar profesionales competentes e implicados en el desarrollo de producto que permitan generar objetos innovadores y competitivos”.

Diseño para el desarrollo
Por tanto, parece que lo más adecuado es conocer qué es lo que hacen los ingenieros de producto y cuáles son las cosas necesarias para poder conseguir que un diseño de un electrodoméstico esté bien desarrollado. Sergi Bueno, profesor del Àrea de Disseny de los estudios de ETDI en ELISAVA hace esta reflexión: “si vamos a nuestra cocina, ¿qué lo que no podemos encontrar?, seguramente todo aquello que no nos quepa”.
Existe una demanda continua de objetos “benefactores” para nuestro trabajo. Le Corbusier dijo “la casa es una máquina de habitar”, por tanto también podríamos decir que vivimos entre máquinas –ahora las llamamos electrodomésticos por su condición tecnológica- pero no olvidemos que éstas llegan a crear un vínculo afectivo con nosotros y, por supuesto, no porque pueda parecer que tengan esta condición o sean servilistas. Ellas nos cocinan, nos lavan, nos planchan y en muchos casos ¡con tan sólo apretar un botón!, ¿cómo no íbamos a quererlas? Si incluso les hemos llegado a hablar (y más cuando no se han cumplido nuestros objetivos con ellas), pero si hemos de mantener este trato, ellas deberían, quizá, tener la parte sensorial que por ahora no contemplan.

Es hora de dar por resuelto que la ciencia y la tecnología ya habitan con nosotros y por tanto es casi gratuito ofrecernos estos productos sólo con esta imagen. Tendríamos que sentir algo más con ellos que el trabajo bien hecho, sería bueno que se potenciara la parte sensorial, que casi se convirtieran en prolongaciones de nuestras extremidades –incluso las propias-, al fin y al cabo, los usamos, y por tanto hay un contacto, además de visual, también físico. Los materiales de nueva generación, las formas y los colores bajo un estudio funcional han de actuar más incisivamente para obtener estos resultados y es por ello que los fabricantes tendrían que dejar de ofrecernos estas vistas de conjuntos fríos y acromáticos para dar paso a pinceladas de nuevas intenciones. “Somos lo que comemos”, ¿podríamos encontrar un símil también con los electrodomésticos?

Materiales y nuevas aplicaciones
Es decir, los electrodomésticos que podemos ver a la venta no son sólo unos más bonitos que otros. Hay un trabajo mucho más profundo que, a primera vista, se nos puede pasar por alto. Por eso, el Dr. Javier Peña, Jefe de Àrea de Ciències de los estudios de ETDI en ELISAVA, experto en materiales y sus aplicaciones a los objetos, nos explica que los electrodomésticos son parte imprescindible de los tiempos modernos. Obviamente la invención de la electricidad ha hecho posible el aumento de ciertas herramientas caseras, la funcionalidad de las cuales dependen de ella y permite cierta autonomía de tareas humanas. Como en toda producción antropogénica, los materiales y la energía son los protagonistas catalizadores de la innovación, el desarrollo tecnológico y sobre todo sostenible. En estos momentos, cada vez somos más conscientes, vivimos en plena revolución de los llamados “nuevos materiales”.

De la misma manera que en otras épocas históricas y prehistóricas, un material marcó una revolución, en nuestros días es el concepto en sí el que define esta “revolución” científico-técnica. Desde la revolución neolítica y sus vasijas y ánforas de arcilla para cocer alimentos y conservarlos, hasta las ollas y frigoríficos que posteriormente serían, han pasado 9.000 años; de las cocinas de carbón a las modernas placas de inducción vitrocerámicas, tan sólo algunos siglos. Da igual el tiempo y el lugar. El dominio de los materiales para la mejora de las condiciones del hogar ha sido una constante.
Ya en la Edad Media, Ludovico encargó crear a Leonardo una cocina automática, las características de la cual comprendieran una fuente de fuego constante, agua hirviendo, limpieza del suelo y utensilios básicos para pelar, cortar y moler alimentos, eliminar olores, etc. Algo nada diferente de lo que hoy en día necesitamos.
En los últimos tres siglos se han producido tres hechos de mayor relevancia que los tres milenios anteriores. En primer lugar, la máquina de vapor. La fuerza motriz ya no viene dada de un animal, de la corriente de un río, sino de un invento humano. En segundo lugar, la aparición de los plásticos con baquelita y, en tercer lugar, la reinvención de la piedra de sílex de los primeros homínidos en chips de silicio, de la nueva electrónica. Ahora tenemos tres ingredientes fundamentales: industrialización, plásticos y electrónica. Todo ello aglutinado con un profundo conocimiento de la ciencia y tecnología de los materiales a nivel global, nos permite asegurar que las visiones futuristas del s. XXI que planteaban en los años 60 han quedado ampliamente superadas.
La industria ha llegado a lo ilimitado en sus posibilidades tecnológicas y de innovación. Los plásticos se convierten en protagonistas hasta el último rincón, consiguiendo, muchas veces, desbancar los metales y, sobre todo, siendo capaces de conseguir una serie de acabados impensables hace sólo 30 años, gracias al importante desarrollo de másters y aditivos. Y por último la electrónica ha sido capaz de embeberse directamente en la materia, creando efectos verdaderamente sorprendentes, incluso calificados de ciencia ficción. Todo ello al lado de una cada vez más creciente presencia de los emergentes materiales adaptativos (“smart materials”), hace presagiar un futuro inmediato donde los electrodomésticos, en lugar de ser tentáculos que nos ahoguen, pasen a ser productos cada vez más vivos, interactivos y funcionales. Hoy en día, controlamos desde una baldosa todo nuestro hogar o desde el móvil, el programa de la lavadora, y con las ollas de última generación, la sal y las calorías en nuestras comidas, etc.
De la misma manera que los materiales y tecnologías de la NASA como los microondas o las vitrocerámicas se hicieron populares en las cocinas de los 90, hoy en día los “smart materials” son los protagonistas. Materiales que cambian de forma y color. Materiales que emiten luz y generan electricidad. Materiales que son blandos y duros. Materiales que tienen memoria y que atraen. Materiales que levitan y son superconductores. En definitiva, ¿materiales vivos? Dejemos volar la imaginación.

Tecnología: procesos industriales
Por tanto, si a un buen diseño le falta un determinado material y no otro, tendremos que comprobar la viabilidad de su producción. Es por eso que José Luis Junquera, Jefe del Àrea d’Enginyeria de los estudios de ETDI en ELISAVA, reflexiona sobre este terreno de los procesos productivos para la producción seriada del diseño del objeto. “Hoy, más que nunca, el diseño de objetos de producción seriada requiere la combinación armónica de innumerables aspectos relacionados con la estética, la funcionalidad y la producción, así como un sinfín de cuestiones particulares asociadas con cada proyecto en concreto. En nuestra escuela existe, desde hace ya algún tiempo, una cierta tradición en la realización de proyectos de producto electrodoméstico. La propuesta de este tipo de trabajo por parte de las empresas del sector ofrece un espacio de reflexión óptimo para que los alumnos de Enginyeria Tècnica en Disseny Industrial identifiquen y analicen innumerables problemáticas técnicas, procediendo a su posterior resolución mediante la aplicación de los diversos conocimientos que han ido adquiriendo durante el desarrollo de su currículo.
Las cuestiones técnicas que se plantean en este tipo de proyecto son de gran interés y de índole muy diversa: desde exprimir naranjas, hasta calentar alimentos para aplicación de procedimientos electromagnéticos. Parece incuestionable que las empresas están cada vez más interesadas en un perfil profesional de la ingeniería orientado a la resolución de proyectos complejos para la producción seriada. La interrelación entre las diversas tecnologías y los factores involucrados en su desarrollo suele ser de gran complejidad, resultando imprescindible poseer un importante bagaje técnico, así como una capacidad para trabajar en grupo con profesionales de diversa procedencia.
La aplicación de los aspectos relativos a la formalización, funcionalidad y fabricación han de ser cuidados con mimo en el desarrollo de este tipo de proyectos, de manera que las soluciones aportadas se adapten a las necesidades del usuario, a los condicionantes de su fabricación y a los estándares de calidad. Es por ello que los alumnos de nuestra escuela trabajan siempre con vistas a la futura industrialización del producto, proponiendo siempre soluciones con un alto nivel de definición en cuanto al montaje de las piezas, los costes de fabricación, los materiales, los moldes, los utillajes, etc. Y teniendo siempre en cuenta aquellos aspectos técnicos o funcionales que pudieran condicionar al electrodoméstico durante su vida útil”.

Proyectos de desarrollo: Universidad y Empresa
Por tanto; diseño estético y funcional, la elección de unos materiales adecuados, la tecnología disponible y los procesos de producción son los aspectos que condicionarán que un determinado electrodoméstico sea definitivamente como es. Pero, ¿cómo se lo montan estos técnicos para poder desarrollar su trabajo? José Mª Ibáñez, Jefe del Àrea de Projectes de los estudios de ETDI en ELISAVA nos cuenta cómo dan este paso de la teoría a la práctica. “El objetivo de ELISAVA, cuando hablamos de desarrollo de producto, es formar profesionales con conocimientos de tipo técnico, capaces de hacer que un diseño sea producido de forma seriada, capaces de manejar las nuevas herramientas informáticas para representar nuevas soluciones, capaces de encontrar materiales adecuados para estas formas y para los procesos industriales de fabricación. Hablamos de futuros profesionales bien preparados, con suficientes recursos, técnicos que proyectarán soluciones que encontraremos en determinados electrodomésticos y que quizá harán que nos los llevemos a casa”.

puedes consultar el link: http://comunicacionempresarial.net/articulo.php?ida=1085

 

 

 

premios VOILÀ! 08

Los alumnos de 2º curso de Ingeniería Técnica en Diseño Industrial de Elisava, están presentes entre los finalistas de las 4ª edición de los Premios Voilà!. El jurado ha tenido en cuenta los siguientes criterios de valoración: la investigación de nuevas soluciones, la originalidad del producto, la facilidad de producción y la dotación de nuevas utilidades a materiales usados.

¡Felicidades a todos por los resultados obtenidos!.

Mención Especial: Jordi González López. Proyecto: Lámpara Pollo. Un cable como el que podríamos utilizar para la ducha y un cilindro del color que se prefiera se unen para formar la estructura de esta luz inédita. Una aparato fácil de transportar, enchufar y súmamente móvil.

Seleccionado: Martí Morral Codolà. Proyecto: Tetràpode. Un portalámparas “customizado” para que parezca una hormiga. Dos alambres de alumnio con forma de patas y dos brazos permiten imitar las hojas que habitualmente transportan estos insectos.

Seleccionado: Carlos Soler Cid. Proyecto: Koober. Koober facilita la lectura en cualquier situación (en la cama, en el transporte público) al mantenir el libro abierto. Está formado por una estructura de 4 reglas de acero inoxidable.

puedes consultar el link: http://www.premisvoila.com/edicionsesp4.html